domingo, 11 de enero de 2009


Censurando la palabra

Para no oírla más amordazaron
la expresión, secuestrando el discurso
llevaron a cabo la incisión, con firmeza.


Sin bisturí ni apósito alguno,
tomaron en sus manos la palabra
y la arrancaron del corazón sin anestesia,
por y para el dolor...

©R. Santamaría/Controversia

2 comentarios:

  1. Hola amigo, que bueno que hiciste un blog, te visitaré.

    Letras hemosas como nos tienes acostumbrados.

    Un abrazo.

    Rocío

    ResponderEliminar
  2. Respetado amigo Roberto

    Un poema que me llega al alma
    y con el cual me identifico plenamente
    por mi condición de incansable militante
    y defensora de la libertad de expresión
    y de la misma libertad en toda la extensión
    de la palabra como único y mejor estado para vivir.

    Un gusto y un honor visitar su espacio sumamente bello por cierto

    Un abrazo pleno de admiración y respeto

    Lilian Elizabeth

    ResponderEliminar