domingo, 8 de febrero de 2009

Los caminos de vida

Los caminos de vida


En mi paso por la vida
transité por los caminos
más lejanos y profundos,
algunos fueron sombríos,
oscuros como la noche,
otros serenos y alegres
tan frescos y bulliciosos,
como la risa de un niño.


He atravesado veredas
para salvar mi destino,
que atajos hay en la vida
que rodean la tristeza,
huyendo de la fealdad
para admirar la belleza.


He huido de lo mezquino,
de lo vulgar y manido
en busca de la verdad,
de aquello que aún se esconde
tras la sonrisa de un niño.


He bebido de las fuentes
del amor y del cariño,
y agoté los manantiales
las amarguras y olvidos.


Y ejerzo paternidad
de cuatro hijos, que nacidos
de aquella admirable mujer,
que unió su destino al mío.
He sentido lacerante
el dolor de haber perdido
a aquella mujer querida
madre de mis cuatro hijos


© R. Santamaría

2 comentarios:

  1. Que hermosos caminos nos describes, son tantos y tan variados, pero hemos de transitarles todos.

    Un abrazo amigo.

    Rocío

    ResponderEliminar
  2. Gracias mi estimada amigaRocío por tu cálida presencia en mi espacio.

    Un abrazo

    Roberto

    ResponderEliminar