viernes, 22 de octubre de 2010

“Perdido en el laberinto”


“Perdido en el laberinto”

Estas ahí, perdido en ese mundo,
prisionero de los fugaces olvidos,
mientras ves caer la intensa lluvia.

Tal vez fue la gris tormenta
quien te robó los recuerdos
y te sumió en el vacio de la nada.

¿Quién secuestró tu memoria
arrancando tus vivencias?...

Hoy te miras en el espejo
que te devuelve la imagen
de un ser desconocido
y le preguntas ¿Quién eres?...

Silenciosa es la respuesta,
tortura de un cruel destino
que te arroja a la entelequia
del baile de las neuronas
en un mundo inexistente.

Tú te sientes rodeado,
de voces desconocidas,
quizás en otros tiempos
fueron palabras amigas.

Ayer fueron a verte tus hijos
buen mozo y bella muchacha,
los besos que ellos te dieron
fueron dulces para el alma.

¡Malhaya la pena tuya!
No saber quién te los daba.

©Roberto Santamaría
Registrado en Safe Creative

miércoles, 29 de septiembre de 2010

“Mientras duerme la ciudad”


“Mientras duerme la ciudad”


Son las dos…, la ciudad
está dormida,
y brillan las luces,
de neón.
Madrid, es como un gato,
con siete vidas,
desvelado por el son,
de una canción.

Las calles de mi barrio,
ya sin ruidos,
portales que guardan,
la intimidad…
Vagabundos,
olvidados del olvido,
soñadores cuando
duerme la ciudad.

La luna de repente
se ha escondido,
entre nubes que
ocultan la verdad,
el ritmo de la vida
es clandestino,
se pierde entre el humo
y el alcohol.

La noche, es una amante
Desbocada… Perdida
entre tragos on the rock,
se viste de drakuin
la madrugada,
oculta entre el brillo
de un farol.

Un loco buscador
de otros placeres
ya huye de su triste
realidad, al sorbo
de una última calada
husmea entre chinas
y polvo de cristal…

Espera sin piedad
la “Dama Blanca”
sabiendo que ya cerca
está el final…


©Roberto Santamaría
Registrado en Safe Creative nº 1008317186706

viernes, 6 de agosto de 2010

“Volver a empezar”


“Volver a empezar”

Este poema está Inspirado
en una canción de mi hijo
Oscar Santamaría


*****


En un recóndito hueco de mi alma
guardo, los recuerdos del pasado,
lejanos instantes vividos junto a ti,
que son los momentos ya olvidados.
Sumido entre las bardas de la nostalgia
mis ojos recorren el álbum de fotos
que un día compartimos tú y yo.
Recorro aquellos caminos andados,
ciudades, museos, jardines y parques,
buscando las huellas de mi pasado.

Sentado en el parque te siento en el aire,
el rumor del viento me trae tu cálida voz,
y entre los recuerdos de tiempos mejores
me llegan tus risas, tu alegre canción,
que al recordar me hace reír y llorar
y hallo entre el libro tan secas las flores,
que un día te puse para no olvidar,
y al verlas invento miles de colores,
que sirven para darlos a la tempestad.
Ahora son restos de negros nubarrones,
con nuevos poemas, los vuelvo a pintar,
muriendo entre vientos de mi libertad…

De nuevo lo intento y salgo a la vida
arrastrando cadenas de la realidad,
de buenos momentos, de malas condenas,
tirando de los recuerdos, por no agonizar.

Como un indigente buscando el amor
si me hundo un poco, voy y me paro,
y repongo fuerzas, dándole al corazón,
recuerdos y azúcar, de ese tan amargo.
Los miles de terrones que un día viví,
almacenando, de lo bueno y lo malo,
y de ser yo mismo errando por ahí,
llevando a cuestas la cara y la cruz,
que guardé, para vivir siempre sin ti.
Hoy todo me vale para levantarme
y echando valor seguir y luchar,
mas los recuerdos, no quieren dejarme,
y tras empujarlos, yo comienzo a andar,
sacando argumentos, de los resbalones,
que encuentro si miro hacia atrás,

Yo no los niego, los hago míos,
los llantos que hoy han venido,
y aún me queda por lo que llorar,
en este juego de amor, he perdido
y solo me queda volver a jugar.
¡Porque quiero volver a empezar!...
¡Sea donde sea!... ¡Donde se me quiera!
¡Buscando el amor!… ¡En cualquier lugar!


*****

®Roberto Santamaría
Registrado en Safe Creative

martes, 13 de julio de 2010

“Yo, que no sé de música”


Un día cualquiera…, prendió en mí
el sentido vital, la grata emoción,
y al Despertar de mi sordera musical,
sus notas inundaron mis oídos

Yo, que os prometo, no saber de música,
mas hay algo en mí que, quizás, si entiende
pues si no, ¿Cómo se explica los vuelos
que este mi corazón ya emprende?
y está dispuesto a escuchar atento
la turbadora melodía tan afín
cuando me acortaron el aliento
los bellos compases de aquel violín.

¡Sí oír!... Mi aliento se acortó,
la emoción embriagó mis sentidos,
y embrujado me sumergió
en la fuente de aquellos sonidos.
que acunaba con caricias,
y en mixtura de entrega demanda
solicitada, de musicales noticias,
las notas tejía, cual flor en guirnalda.

¡Eran brasas, ascuas de espliego!
ojos cerrados, firme en el fondo,
no se apagara ya ese fuego
cual si fuera, del alma, rescoldo
mas no quiso ver la batuta
que le indicaban los tiempos
como si abandonara la cordura
ella, siguió sus dulces alientos.

Prendió primero en Atacca,
su cuerpo se incendio en el Allegro,
y ardió, cual tea, una estaca,
en aquel Allegro Guerriero.

¡Qué momento excepcional!
¡Sentir, del violín, los respiros!
y el bello poema más musical,
al que prestaron el pié, sus suspiros.


©Roberto Santamaría


viernes, 25 de junio de 2010

“Tú que me velas” (seguidillas)


“Tú que me velas”
(Seguidillas)


Tú que velas mi sueño
y permaneces,
al llegar la alborada
mi amor florece.


Que quiero amarte,
cuando salga la luna
yo quiero hallarte.


Tan bella y primorosa,
por la mañana,
yo rondaré las rejas
de tu ventana.


Que tú me velas,
mi celosa guardiana,
mi amor anhelas.


Te llevaré del brazo
por la alameda,
tú estarás tan feliz
que eso suceda.


Ya la chiquilla,
por el parque pasea,
mi gitanilla.


©Roberto Santamaría
Registrado en Safe Creativ

domingo, 13 de junio de 2010


¡Me voy para no volver!...



Un amargo escalofrío
recorrió todo mi ser,
cuando vi mi cuerpo arder
sin mi voz, sin albedrío.
Yo que quise huir del frío
del mármol, pesada losa,
que sepulta tan odiosa
este cuerpo frío y yermo,
mientras finjo que yo duermo
en fría y húmeda fosa.



Mi nombre en abreviatura
lucirá en letras de oro,
y con arte y con decoro
gravaré en la sepultura.
Y cuando la noche oscura
invada todo mi ser,
yo sabré que tu querer
no fue de un amor sincero,
y es por ello que yo muero.
¡Me voy para no volver!...




©Roberto Santamaría

sábado, 8 de mayo de 2010

A Leonor Aguilar



A Leonor Aguilar

Llegaron a tus oídos ramilletes de versos,
que para ti compusieron, como un regalo
de armonioso, nostálgico y dulce canto,
Y florecieron en tu alma, cuando en primavera
florecen bellas las flores, en todo su esplendor.

Naciste entre el canto dulce de poetas,
sintiendo en tus entrañas, por ellos tu pasión
y fuiste enredadera de versos contenidos,
en rimas de colores, de amores y dolor.

Con lágrimas de fuego, lloraste los poemas
vibraron tus sentires con toda la emoción,
de odas y cantares se embelleció tu alma,
y uniste en un grito tu voz a su canción.

Te fundes con poemas y rimas al poeta
caminas entre ellos como buen trovador,
y prendes corazones de llamas encendidas,
abrazando las mañanas, con la magia del amor.


©Roberto Santamaría

sábado, 17 de abril de 2010


"Fue en la vieja Rusia"

Te conocí en la vieja Rusia,
tus pies descalzos
sobre la fría nieve,
desnuda el alma,
caminabas sin rumbo,
sin viento a favor
buscando las musas del olvido.

Te encontré allí sentada,
entre las estalagmitas del destino....
¡Miénteme! -te dije,
¡Rescátame del olvido,
de tu desidia!...
"Sabemos que la tiza
no escribe en el frío"
¡Y yo navego,
en mis barcos
de papel hacia ti!

Fue en la vieja Rusia del Zar
donde los sueños eran libres,
cuando escribiste en la nieve:
-¡Se que te amaré!
Fue en la vieja Rusia
Donde me dijiste,
en tu partida al infinito,
-¡Si te dejara de amar!...

Fue en la vieja Rusia del Zar
cuando nos volvimos a encontrar,
recordando esas viejas canciones,
aquellas bellos momentos en los que tú y yo
nos besábamos apasionadamente
entre aquel soplo de viento...

Recordamos como aquellas
destartaladas calesas
nos paseaban por las viejas calles
nevadas y frías, del bulevar
de nuestra vieja ciudad.
"Mas cuando el amor no tiene
el viento a su favor"....

Fue en la vieja Rusia
donde te vi por primera vez,
donde convertí mi mundana osadía
en el viejo Zar que recordando tu amor
entre nostalgias, te escribe hoy...

©Roberto Santamaría

martes, 16 de febrero de 2010

La infancia perdida (Proyecto de novela )

Hola amigos:

Tengo el placer de anunciarles que he comenzado a editar mi primera novela por capitulos titulada
"La infancia perdida" esta novela es un antiguo proyecto y os invito a seguirla en este enlace:

http://microcuentoyprosa.blogspot.com/

Donde iré editando los capitulos de esta novela
Nos leemos, un abrazo.

Roberto

martes, 19 de enero de 2010

"Dónde estás poeta"





"Dónde estás poeta"

¿Dónde estás García Lorca?
tus versos me llegan plenos
pero no así tu presencia...

Tú levantaste los cimientos
con mortero de poesía,
sin paleta de miedos
con palabras y fantasía.

Llega hasta mi ser el verso
que de tus sueños escapa
a la cima de la montaña,
sin rimas…, pero con ecos,
creaste imágenes que bailan
acariciando los vientos.

¿Dónde estás García Lorca?
tus versos me llegan plenos
pero no así tu presencia.

A borbotones manó tu sangre
en tierra de libertad sedienta,
los fusiles asesinos
segaron cruelmente tu vida,
en aquel bello paisaje
de tu querida Granada
acallando por tantos años
tu gran obra literaria.

¿Dónde estás García Lorca?
Tus versos me llegan plenos
Pero no así tu presencia.

¡¡Ya no habrá más poeta en Nueva York!!
Ni más ¡¡Bodas de sangre!!

María Pineda bordó
la bandera republicana
que a ti te guió, compañero
por la senda de la parca.

¡¡Enmudeció Yerma!!...
personaje por ti creado,
y la luna que te alumbraba
se apagó entre nubarrones,
antes de nacer el alba.

Quedó huérfana la poesía
y tu vida para siempre
se enredó entre las metáforas.

© Roberto Santamaría


lunes, 4 de enero de 2010

“Blanco papel”


“Blanco papel”

¡Blanco papel! Tú me matas,
casto color que tortura,
cuando muestras mi amargura
mis sentimientos delatas.

¡Albo matiz!... Que me retas
cuando las musas ausentes,
diezman pasiones dolientes
que son llantos de poetas.

Venzo mi dolor,... y escribo,
mancillo, y al folio ultrajo,
verso que será legajo
de todo lo que percibo...

¡Tú! folio! que al fin vencido
pierdes toda tu blancura,
el trazo de mi escritura
os contará lo vivido.

©Roberto Santamaría


domingo, 3 de enero de 2010

FELIZ AÑO NUEVO


Hola amigos FELIZ AÑO NUEVO.

Y para comenzar bien el año, estoy de estreno y os invito  a visitar mi nuevo blog de microcuentos y prosa, en el que entre otras cosas iré editando los capitulos de una novela que lleva por titulo La infancia perdida. Podeis seguirla en este enlace:


Nos leemos, un abrazo.

Roberto