sábado, 8 de mayo de 2010

A Leonor Aguilar



A Leonor Aguilar

Llegaron a tus oídos ramilletes de versos,
que para ti compusieron, como un regalo
de armonioso, nostálgico y dulce canto,
Y florecieron en tu alma, cuando en primavera
florecen bellas las flores, en todo su esplendor.

Naciste entre el canto dulce de poetas,
sintiendo en tus entrañas, por ellos tu pasión
y fuiste enredadera de versos contenidos,
en rimas de colores, de amores y dolor.

Con lágrimas de fuego, lloraste los poemas
vibraron tus sentires con toda la emoción,
de odas y cantares se embelleció tu alma,
y uniste en un grito tu voz a su canción.

Te fundes con poemas y rimas al poeta
caminas entre ellos como buen trovador,
y prendes corazones de llamas encendidas,
abrazando las mañanas, con la magia del amor.


©Roberto Santamaría